sábado, 14 de noviembre de 2015

Participar, a pesar de todo



Juan no estaba en su mejor momento. A pesar de todo, decidió participar en la San Silvestre Salmantina.
Al inicio de la carrera, atravesando el Paseo de San Antonio, una secuencia de imágenes negativas ocupaba su mente, actuando como un lastre que agarrotaba sus músculos. Respiró profundamente y siguió avanzando. Trató de poner orden en sus pensamientos: consideró que su ruptura con Laura era lo mejor para los dos; recordó la enfermedad de su padre, y se propuso acompañarlo en esa dura etapa; y en cuanto al largo y tedioso paro, pensó que tal vez con el nuevo año se abrirían para él las puertas del mercado laboral…
Cuando, exhausto, con torpes e irregulares zancadas logró completar el recorrido entrando de nuevo en el Paseo de San Antonio, unos gritos de ánimo envueltos en aplausos le sacaron de su ensimismamiento.
Había llegado el último. Pero él sabía que había ganado.





Participar, a pesar de todo
Juan no estaba en su mejor momento. A pesar de todo, decidió participar en la San Silvestre Salmantina. Al inicio de la carrera, atravesando el Paseo de San Antonio, una secuencia de imágenes negativas invadía su mente, actuando como un lastre que agarrotaba sus músculos. Respiró profundamente y siguió avanzando. Trató de poner orden en sus pensamientos: consideró que su ruptura con Laura era lo mejor para los dos; recordó la enfermedad de su padre, y se propuso acompañarlo en esa dura etapa; y en cuanto al largo y tedioso paro, pensó que tal vez con el nuevo año se abrirían para él las puertas del mercado laboral. Cuando, exhausto, con torpes e irregulares zancadas logró completar el recorrido entrando de nuevo en el Paseo de San Antonio, unos gritos de ánimo envueltos en aplausos le sacaron de su ensimismamiento. Había llegado el último. Pero él sabía que había ganado.
- See more at: http://www.sansilvestresalmantina.com/concurso-micro-relatos-publicados.php#212
Participar, a pesar de todo
Juan no estaba en su mejor momento. A pesar de todo, decidió participar en la San Silvestre Salmantina. Al inicio de la carrera, atravesando el Paseo de San Antonio, una secuencia de imágenes negativas invadía su mente, actuando como un lastre que agarrotaba sus músculos. Respiró profundamente y siguió avanzando. Trató de poner orden en sus pensamientos: consideró que su ruptura con Laura era lo mejor para los dos; recordó la enfermedad de su padre, y se propuso acompañarlo en esa dura etapa; y en cuanto al largo y tedioso paro, pensó que tal vez con el nuevo año se abrirían para él las puertas del mercado laboral. Cuando, exhausto, con torpes e irregulares zancadas logró completar el recorrido entrando de nuevo en el Paseo de San Antonio, unos gritos de ánimo envueltos en aplausos le sacaron de su ensimismamiento. Había llegado el último. Pero él sabía que había ganado.
- See more at: http://www.sansilvestresalmantina.com/concurso-micro-relatos-publicados.php#212

No hay comentarios:

Publicar un comentario