sábado, 28 de noviembre de 2015

Para vestir santos




Las besa con suma conciencia para no equivocarse cada una de las estampas que celosamente guarda en su mesilla de noche: la de Santa Apolonia, para que no le produzcan rechazo los nuevos implantes; la de Santa Lucía, para que le permita distinguir, a través de la mirilla, qué tipo de acompañante trae a su casa cada noche la turbia vecina de enfrente; la de San Roque, para que le evite cruzarse por la escalera con los apestosos inquilinos del tercero, de piel oscura, venidos vete a saber de dónde.

La estampa de San Antonio, ayer, la hizo trizas.


Imagen de internet



4 comentarios:

  1. ¡Qué bueno, JUANA! Hace muchísimo que no pasaba a visitarte, y encontrarme con este micro de tan buena estampa- literalmente, jaja- me encantó.

    Un gusto haberte leído.

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues celebro tu visita y que te haya gustado el micro, Mariángeles. Paso por tu blog ya. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Otro "despojo" de los buenos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Así andamos despojándonos continuamente de algunas ideas, para "RECnovar" la imaginación. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar