domingo, 13 de diciembre de 2015

Un helado amargo



Van a ir a comprarse un vestido nuevo y un helado cualquier día de estos, le viene diciendo su madre cada vez que la visita en la residencia. Con el helado no hay problema, aunque el último que tomó le supo amargo, ya que se lo estampó su madre en la cara cuando le confesó su secreto. Pero, lo del vestido… Y mira que cada vez que habla con ella, con voz cada vez más varonil, le advierte: “Mamá, ya no soy Carla, ahora soy Charly”.
 
Imagen de Intenet

2 comentarios:

  1. Muy buen "despojo" del Rec.
    Un abrazo, Juana

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu visita, Ángel. Un abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar