sábado, 18 de marzo de 2017

Vicisitudes




Cuando él persiste con sus ardientes caricias sobre mi cuerpo, acabo sudando fuego y no puedo sofocarme el calor hasta el anochecer. Los días que eso ocurre, deseo impaciente que ella llegue cuanto antes. Que me recorra palmo a palmo, lamiendo con su refrescante y multiforme lengua cada uno de mis poros. Sólo ella consigue el alivio esperado en mi rígida figura. Mi sino es vivir a la intemperie, entre tórridos abrazos de sol y calmantes besos de agua de lluvia. ¿A qué más puede aspirar una estatua de hierro?

El Coloso de Rodas - Dalí - Imagen de Internet




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada