martes, 10 de noviembre de 2015

Un cuento con el que soñar



Salen sigilosamente de las habitaciones de sus hijos cada noche, después de compartir con ellos la lectura de un cuento. Un cuento que decore sus sueños salpicándolos de fantásticas aventuras, en las que el príncipe del bien acaba derrotando al monstruo del mal. Un cuento que contar a sus compañeros de mesa, aderezando de ilusión y esperanza cada plato, que cada mediodía, desde hace ya demasiado tiempo, les sirven en el atestado comedor social del barrio.


Foto de internet

2 comentarios:

  1. Duro relato Juana, muy del estilo al mio. Por desgracia mas común de lo que parece, y mas ingrato e inaudito, en los tiempos que corren, de lo que debiera.

    Buen intento,

    Saludos.

    ResponderEliminar