martes, 30 de septiembre de 2014

El dolor de tu ausencia

Ahora que tu recuerdo va perdiendo incandescencia es cuando puedo escribir sobre ti.

Al enterarnos aquel aciago día primaveral de la batalla a la que te enfrentabas se nos fundió el sol. Grandes copos de tristeza cayeron sobre nosotros empapándonos las horas y los días. Después hicimos una piña en torno a ti y formamos un pequeño ejército que tenía en tu casa el cuartel general. Para acompañarte en la lucha tú misma tejiste nuestros uniformes con sólidas hebras de esperanza.

Pasaban los meses y, en medio del dolor que intentabas mitigar a base de sonrisas y gratitud, te sorprendías de nuestra entrega, cuando únicamente te devolvíamos un ápice de lo que nos habías regalado.

Durante un tiempo pensamos, ilusos, que tu fortaleza y nuestro apoyo hacían una armada invencible; que nuestro cariño era más fuerte que la munición del enemigo.

Te fuiste sin acabar el año, convirtiendo cada día en un abrazo. Buscando siempre un espacio donde ver trazos de vida entre el sabor de lo amargo. Hasta quedarte dormida.
En tu recuerdo cobran nuevo significado las palabras madre, abuela, hermana… Tu ausencia es una herida que nos duele cada día.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, Blueminda, por pasar y comentar. Otro abrazo parati.

      Eliminar
  2. Muy sentimental micro, Juana, demuestra el dolor de la pérdida de un ser querido. Un abrazo, Sotirios.(Mi relato el griego y el españolito ha sido seleccionado en un libro que es llama Antología narrativa “Aventuras” está en mi blog.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sotirios. Acabo de pasarme por tu blog y ya te he comentado y felicitado allí. Saludos

      Eliminar
  3. Imposible decirlo mejor.Cuesta quitarle drama al dolor y buscar su lado positivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tus generosas palabras, Esteban lob. Tienes razón, nos cuesta encontrar algo bueno en medio de la tristeza, pero hay que hacerlo. Saludos

      Eliminar
  4. Muy emotiva declaración de una despedida, sentida y aceptada, pero no deseada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante la enfermedad terminal que se lleva a alguien querido sólo queda intentar que sea lo menos trágico que se pueda. Gracias por comentar. Saludos

      Eliminar