viernes, 9 de mayo de 2014

Colores



Nadie pareció fijarse que aquel día el cielo amaneció verde esmeralda, salteado de nubes rojas rectangulares. Tampoco nadie se percató de que el indigente, que dormía todas las noches entre cartones en los soportales de la plaza, yacía rodeado de un charco de sangre azul.




Aquella tarde se disputaba la final de la liga de fútbol entre los dos grandes equipos del país. 

8 comentarios:

  1. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y por tus buenos deseos, José María. Echaré también una ojeada a tu blog. Saludos

      Eliminar
  2. Es muy bueno tu escrito, con mucho fondo.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pamela, por pasarte por aquí y dejar tus amables palabras. Saludos

      Eliminar
  3. Aún nos queda el mundial para pasar de largo ante situaciones indecentes.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que el fútbol a muchos los vuelve sordos y ciegos. Gracias, Juan Manuel, por la visita. Saludos

      Eliminar
  4. Muchas veces con pocas palabras se dice mucho, eso ocurre hoy con lo que escribes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Agradezco mucho tu visita y comentario, icue. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar